viernes, 22 de noviembre de 2013

Padre Nuestro en Arameo



De esta oración se “derivó” la versión actual del “Padre Nuestro”, la oración de Jesús a su Padre.
Está escrita en arameo, en una piedra blanca de mármol, en Jerusalén, en el Monte de los Olivos, en la forma que era invocada por Jesús. El arameo fue un idioma originario en que Jesús le hablaba a su pueblo ya que era la lengua usada en la región.
La traducción del arameo al español, sin ninguna interferencia  nos muestra cuán bella, profunda y verdadera es esta oración de Jesús:
 

Abun dabashmaya
Padre nuestro que estas en el Cielo
Padre-Madre, Respiración de la Vida ¡Fuente del sonido, Acción sin palabras, Creador del Cosmos!
Nethkadash shamak
Santificado sea tu nombre
Haz brillar tu luz dentro de nosotros, entre nosotros y fuera de nosotros, para que podamos hacerla útil.
 


Tetha malkuthak
Venga a nosotros tu reino
Ayúdanos a seguir nuestro camino respirando tan sólo el sentimiento que emana de Ti.
Nuestro Yo, en el mismo paso, pueda estar con el Tuyo, para que caminemos como Reyes y Reinas con todas las otras criaturas.
Newe tzevyanak aykan dabashmaya
Hagase tu voluntad tanto en la tierra como en el Cielo.
Que tu deseo y el nuestro, sean uno sólo, en toda la Luz, así como en todas las formas, en toda existencia individual, así como en todas las comunidades.
Af bara hav lan lakma dsunkanan
Danos hoy el pan nuestro de cada dia.
Haznos sentir el alma de la Tierra dentro de nosotros, pues, de esta forma, sentiremos la Sabiduría que existe en todo.
Yamana washbuk lan   kavine aykana daf
Perdona nuestras ofensas como perdonamos a los que nos ofenden.
No permitas que la superficialidad  y  la apariencia de las cosas del mundo nos engañen, y nos libere de todo aquello que impide nuestro crecimiento.
Hanan shabukan lhayavine ulow talahn lanesyana
No nos dejes caer en la tentación
No nos dejes caer en el olvido de que Tú eres el Poder y la Gloria del mundo, la Canción que se renueva de tiempo en tiempo y que todo lo embellece.
Ela fatsan men bisha
Más libranos del mal
Que Tu amor esté sólo donde crecen nuestras acciones.
Amein
Amen
¡Qué así sea!


No hay comentarios:

Publicar un comentario